lunes, 25 de abril de 2011

Chocolate cake



El chocolate es un ingrediente muuuuy usado en repostería, es un imprescindible y hay para todos los gustos. Cuando hablo de chocolate, hablo de CHOCOLATE, el oficial, dejando fuera el chocolate blanco que no contiene chocolate sólido sino una mezcla de manteca de cacao y azúcar saborizado con vainilla, aunque si compramos un chocolate blanco de buena calidad nuestros postres pueden resultar muy interesantes.



En cuanto al tipo de chocolate a usar, yo he usado cacao puro Valor ( Dutched process chocolate),  la diferencia entre este chocolate y el non-Dutched radica en que el Dutched process está sometido a un tratamiento alcalinizante para neutralizar la acidez y hace que ese chocolate tenga un color más oscuro, incluso rojizo, que el non-Dutched. Además el chocolate Dutched reacciona mejor con la levadura que con el bicarbonato (alcalino) y por lo tanto el non-Dutched reacciona muy bien con el bicarbonato. Sé que esto os puede aburrir, pero esto puede hacer que un bizcocho se nos estropee y todo nuestro trabajo termine en el cubo de la basura.



A los amantes del chocolate les he querido dedicar esta receta por su sabor tan intenso y por ese olor que impregnará toda vuestra cocina cuando la hagáis, porque amigos míos, la vais a hacer y convenceréis a los que tengan dudas sobre ella.


INGREDIENTES:


110 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

200 gr de azúcar moreno

100 gr de azúcar blanquilla

1 huevo talla L, ligeramente batido y a temperatura ambiente

240 ml de buttermilk *

210 gr de harina

65 gr de cacao puro Dutched process ( Valor, en mi caso)

1 cucharadita de esencia de vainilla, se puede sustituir por 1 cucharadita de azúcar avainillado

¼ cucharadita de bicarbonato sódico

½ cucharadita de levadura química (tipo Royal)

¼ cucharadita de sal fina


* Buttermilk: Es suero de mantequilla, es un producto lácteo líquido que se vende en supermercados en la zona de refrigerados, muy apreciado como bebida en los Países Bajos, que también se emplea en repostería y en cocina. En la zona donde vivo no la he conseguido encontrar y he usado un sustituto, le he agregado a una taza de leche entera (240ml) una cucharada de zumo de limón y lo he dejado reposar 10 minutos, se remueve y se usa tal cual.






ELABORACIÓN.


Precalentar el horno a 165 ºC (si vuestro horno tiene aire, por favor no se lo pongáis) y encamisar un molde de plumcake, yo he usado uno desechable (no es cutre, es práctico), con una capacidad de 1,5 litros.

Mezclar la mantequilla en un bol con barillas hasta que quede cremosa, durante 3-4 minutos; si usáis barillas eléctricas, poner a velocidad media. Añadir los azúcares y batir hasta que se haya montado un poco. Agregar el huevo y mover un poco para que se mezcle, entonces verter los ingredientes líquidos (buttermilk y esencia de vainilla).  Puede parecer que está algo irregular o cortado, pero al agregar los ingredientes secos se arregla. A continuación poner la harina, el cacao, la levadura, el bicarbonato y la sal, todo tamizado, y con ayuda de una cuchara mezclar hasta que los ingredientes estén incorporados, no mezclar en exceso.

Poner en nuestro molde y meter al horno a media altura durante 60-70 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta en el centro del bizcocho os salga limpio.

Dejar 10 minutos en su molde sobre una rejilla, desmoldar y dejar que se enfríe completamente antes de degustarlo. Se puede decorar al gusto.





Ante todo avisar que no será la única receta de chocolate que os pondré, tengo muchas en mente que me gustaría hacer, así que como se suele decir “quién avisa, no es traidor”.

 ENJOY IT!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada